Viernes, 08 de enero de 2016

Subcomandante Marcos

Sub Comandante Insurgente Marcos

Febrero 26 2004

1.   Constrúyase un cielo más bien cóncavo. Píntese de verde o de café, colores terrestres y hermosos. 

Salpíquese de nubes a discreción. 

Cuelgue con cuidado una luna llena en occidente, digamos a tres cuartas sobre el horizonte respectivo. Sobre oriente inicie, lentamente, el ascenso de un sol brillante y poderoso. Reúna hombres y mujeres, hábleles despacio y con cariño, ellos empezarán a andar por sí solos. Contemple con amor el mar. Descanse el séptimo día.

2.   Reúna los silencios necesarios. 

Fórjelos con sol y mar y lluvia y polvo y noche. Con paciencia vaya afilando uno de sus extremos. Elija un traje marrón y un pañuelo rojo. Espere el amanecer y, con la lluvia por irse, marche a la gran ciudad. 

Al verlo, los tiranos huirán aterrorizados, atropellándose unos a otros. Pero... ¡no se detenga!... la lucha apenas se inicia. 


Publicado por quitomilenario @ 13:19
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios