Mi?rcoles, 13 de enero de 2016

Existe preocupación en varios compañeros y compañeras que viven en parroquias rurales de Quito en torno a si, cuando hablamos del derecho a la ciudad, no estamos renunciando a nuestra condición de "parroquianos", de habitantes de la ruralidad quiteña.

QuitoPara tranquilidad de todos, transcribimos una parte de la Carta Mundial por el Derecho a la Ciudad y aprovechamos para recomendar su lectura y discusión:

...El Derecho a la Ciudad es definido como el usufructo equitativo de las ciudades dentro de los principios de sustentabilidad, democracia, equidad y justicia social. Es un derecho colectivo de los habitantes de las ciudades, en especial de los grupos vulnerables y desfavorecidos, que les confiere legitimidad de acción y de organización, basado en sus usos y costumbres, con el objetivo de alcanzar el pleno ejercicio del derecho a la libre autodeterminación y un nivel de vida adecuado...

...A los efectos de esta Carta, el concepto de ciudad tiene dos acepciones. Por su carácter físico, la ciudad es toda metrópoli, urbe, villa o poblado que esté organizado institucionalmente como unidad local de gobierno de carácter municipal o metropolitano. Incluye tanto el espacio urbano como el entorno rural o semirural que forma parte de su territorio. Como espacio político, la ciudad es el conjunto de instituciones y actores que intervienen en su gestión, como las autoridades gubernamentales, los cuerpos legislativo y judicial, las instancias de participación social institucionalizada, los movimientos y organizaciones sociales y la comunidad en general.

Entonces, cuando en este espacio hablemos de Derecho a la ciudad, se comprenderá, indudablemente, que todos los habitantes del Distrito Metropolitano de Quito, del hipercentro, de los barrios marginales, así como de las parroquias rurales, estamos en posibilidad de ejercerlo como ciudadanos particulares o como colectivos organizados.

Quito


Publicado por quitomilenario @ 10:42
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Yachachik
Jueves, 14 de enero de 2016 | 13:53

En los tiempos que decurren, el hablar de Derecho a la ciudad viene a ser una especie de herejía y por eso debería levantarse como bandera para la recuperación de Quito. La administración municipal de Rodas pareciera dirigida a llevar a la ciudad al siglo pasado: calles tomadas por vendedores de todo tipo de cachivaches, basura amontonándose en las esquinas, calles llenas de cráteres, transporte cada día peor, etc.